Vía energía solar, universitarios desarrollan sistema de aire acondicionado que enfría y calienta

 Un sistema que puede operar perfectamente tanto en el acondicionamiento de espacios o bien para la conservación de productos, como el mantener a menos siete grados alimentos, fue diseñado por un grupo de investigadores del Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Se trata de un sistema de aire acondicionado solar que puede alcanzar temperaturas por debajo de los cero grados centígrados.

Aunque suena paradójico, un sistema de aire acondicionado solar consiste en producir frio con energía solar a través de un campo de colectores, refiere Wilfrido Rivera Gómez Franco, doctor en Termodinámica y Refrigeración del IER de la UNAM, campus Morelos.

 

El investigador explica que los sistemas convencionales que existen en las casas, como el refrigerador y aire acondicionado usan un compresor que consume energía eléctrica, pero el proyecto que se desarrolla en el Laboratorio de Refrigeración y Bombas de calor del IER se alimenta principalmente vía energía solar.

 

La máquina funciona gracias a la operación de un campo de colectores solares que se encuentra en la parte superior del edificio, de aproximadamente 60 metros cuadrados que tienen la capacidad de calentar el agua, que pasa aproximadamente de los 20 grados centígrados hasta los 110.

 

El área de colectores junto con la máquina de enfriamiento son suficientes para dotar de aire acondicionado una oficina o casa de hasta 80 metros cuadrados.

 

Rivera Gómez explica que el agua caliente entra al generador de la máquina y produce el refrigerante (amoniaco) a alta temperatura y presión. Después pasa a través de un condensador y finalmente por una válvula donde se reduce la temperatura, que alcanza desde menos siete grados centígrados hasta arriba de dos, todo depende de lo que se desee, ya sea conservar alimentos o acondicionar un inmueble.

 

Actualmente la investigación se concentra en evaluar el sistema, con el objetivo de operarlo y controlarlo perfectamente en diferentes condiciones de temperatura, y posteriormente utilizarse para acondicionar alguno de los laboratorios de la institución.

 

Debido a que la principal fuente de alimentación es energía solar, se tiene una fuente limpia, y no se contribuye a generar dióxido de carbono. Además, es rentable porque no se paga electricidad, y el tiempo de recuperación de capital es de entre seis y siete años. “La máquina tiene una vida calculada de 15 años, pero si se produce en serie la inversión se podría recuperar hasta en cuatro años”.

 

El doctor Rivera Gómez platica que en el norte del país o en zonas costeras, donde se requiere el acondicionamiento de espacios, se llegan a pagar facturas de entre cinco y 10 mil pesos por el uso de aire acondicionado; sin embargo, al implementar este sistema la electricidad que se pagaría se reduciría considerablemente, debido a que sólo se utiliza una pequeña bomba para trasladar el agua caliente de la azotea al sistema.

 

Aunque existe tecnología similar en países como Japón, China, Alemania y España, los sistemas diseñados sólo pueden utilizarse para aire acondicionado y no en la conservación de productos o alimentos, debido a que no pueden alcanzar temperaturas por debajo de los cinco grados centígrados. El desarrollo del Instituto de Energías Renovables sí alcanza esas condiciones, por lo que puede ser acondicionado como refrigerador.

 

Además, el sistema mexicano es mucho más barato que la tecnología extranjera debido a que cuesta la mitad. Los productos importados aumentan hasta cuatro veces su valor si se le añaden los precios de importación”.

 

En el proyecto participan estudiantes de maestría y doctorado de Termodinámica y Refrigeración, quienes evalúan y desarrollan las máquinas. Gracias a las características innovadoras del sistema se realizó una solicitud de patente que se encuentra en trámite.

Escribir comentario

Comentarios: 0