Científicos usan materiales orgánicos para crear equipos eléctricos

Nuevas fuentes de iluminación, pantallas de televisión, teléfonos celulares y dispositivos de bajo consumo de energía eléctrica, se podrán obtener con la nueva tecnología de electrónica flexible, la cual se basa en materiales orgánicos.

 

 

En los laboratorios del Grupo de Propiedades Opticas de la Materia (GPOM) del Centro de Investigaciones en Optica (CIO), de León, Guanajuato, científicos trabajan para desarrollar aplicaciones tecnológicas basadas en la electrónica flexible.

El investigador Oracio Barbosa García explicó que en el laboratorio crearon con materiales orgánicos celdas solares fotovoltaicas y leds, las cuales son ultradelgadas, no contaminan y son económicas, en comparación con las convencionales.

 

 

'Los resultados logrados hasta ahora son competitivos con otros grupos internacionales de investigación, que también trabajan en el campo', dijo Barbosa García, en entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).'Actualmente se trabaja en fabricar dispositivos de áreas grandes, de al menos diez centímetros cuadrados y flexibles", agregó.

 

 

El especialista refirió que la tecnología actual se basa en el silicio, que comenzó a utilizarse en la década de los 50 para crear celdas solares que generaron fuentes de energía eléctrica para alimentar los satélites y las naves espaciales en general.

 

 

Sin embargo, el silicio sigue siendo el más utilizado a pesar de su alto costo y la gran contaminación que genera, esto, en comparación de las celdas solares con material orgánico.

 

 

'El silicio es muy caro de producir, se requieren altas temperaturas y son procesos caros, pero debido a que generó toda una tecnología y a que todos requerimos del silicio, los costos de producción se han reducido enormemente', comentó.

 

 

'El silicio no se produce en América Latina, con excepción de Brasil, todo lo demás viene de China y ya sabemos los niveles que tiene este país de contaminación', añadió Barbosa García.

 

 

Los científicos mexicanos buscan con la electrónica flexible desarrollar un nicho de aplicación múltiple, sin embargo, es muy probable que no sustituya al silicio en el mercado, pero sí permita ser una alternativa para crear dispositivos más pequeños y delgados.

 

 

Algunas de las aplicaciones que se proyectan para la electrónica flexible son de tipo médico, además de sistemas de iluminación y displays (pantallas), celulares y tabletas electrónicas.

 

Los especialistas del GPOM también desarrollaron un prototipo para cargar celulares a base de celdas fotovoltaicas, el cual funciona con la energía del sol y es el inicio de lo que podrá crearse en el laboratorio del CIO.

 

 

'La realidad es que desarrollar una tecnología es de mucho esfuerzo y dinero, para llegar a desarrollar una electrónica flexible se comienza desde cero y se va avanzando, entonces los primeros dispositivos son celdas fotovoltaicas y también los llamados leds orgánicos', puntualizó Barbosa García.

 

 

El investigador agregó que en el mercado aún no existen dispositivos flexibles de consumo amplio, pues es una tecnología con la cual aún se trabaja en los laboratorios especializados y sus beneficios podrán constatarse en un futuro.

Escribir comentario

Comentarios: 0