Trámites engorrosos traban proyectos de energía limpia

Cubrir el 70% del mercado para 2020 es el reto que se han propuesto inversionistas privados.


San Pedro Sula, Honduras.


Las reformas a las leyes energéticas del país han allanado el camino para los inversionistas de energía renovable; pero estos han tenido que lidiar con trámites engorrosos debido a la burocracia.


Los primeros proyectos de energía renovable de inversión privada comenzaron hace unos 12 años en el país; sin embargo, entre 2009 y 2013 esta industria apenas creció en un 12.5%.


A escala mundial, la energía generada por fuentes renovables creció un 8.3% solo en 2013 elevando la producción total de energía eléctrica limpia a un 22%, según la organización Red de Políticas de Energía Renovable para el Siglo 21 en un informe divulgado en junio.


Juan Diego Osorio, director de la Asociación Hondureña de Productores de Energía Renovable (Ahper), opina que la lentitud en el desarrollo de los proyectos cuya licitación fue introducida en 2009 se debe a que fueron aprobados por el Congreso hasta 2013.


“El inversionista quizá tiene la visión de ejecutar un proyecto en tres años, pero resulta que solo en sacar los permisos se lleva ese tiempo, esto significa que tiene que hacerlo en seis años como mínimo”. Para la Ahper, el Gobierno debería aprobar la documentación de los proyectos en al menos un año. “Nadie va a prestar dinero a un proyecto renovable si no tiene todos sus permisos”.


Óscar Ramón Nájera, presidente de la Comisión de Energía del Congreso, explica que el Poder Legislativo siempre ha estado anuente en aprobar los proyectos de energía renovable.

Admite que la lentitud radica en las instancias encargadas de extender los permisos.


Expectativas

Pese a las trabas en los trámites, la producción de energía renovable en Honduras se encamina a obtener logros significativos para los próximos cinco años.

Los desarrolladores pretenden lograr el 70% de cobertura de la matriz energética del país para 2020.

Datos de la Ahper señalan que en 2009 la capacidad instalada de la matriz energética era 32% energía renovable y 68% térmica, pero a finales de 2013 las estadísticas favorecieron la producción de energía limpia con una cobertura del 44.5% frente a un 55.5% de la térmica.


La inversión privada en energía renovable asciende a los 2,320 millones de dólares en la generación de 729.5 megavatios, de los cuales 142.8 se instalaron entre 2010 a la fecha.


Más allá del beneficio económico que los proyectos de energía renovable aportan al país está el impacto positivo para el ambiente. Entre más energía renovable se utilice, más disminuirá el daño ambiental.


Por ejemplo, en el caso de los proyectos hidroeléctricos, las empresas se preocupan por reforestar las cuencas de donde se abastecen.


Las ventajas para el ambiente también existen en los proyectos eólicos, que dependen del viento y los fotovoltaicos que son con la energía solar.


En el aspecto económico, la energía renovable significa un ahorro para la matriz energética del país porque en la mayoría de los proyectos la tasa de retorno de la inversión es entre 4 y 4.5 años, es decir, se tardará lo mismo si se invierten 200 mil lempiras en un equipo o si la inversión es de un millón de lempiras.

Escribir comentario

Comentarios: 0