Se alistan carteras para invertir en energía renovable

Durante la 7ª Cumbre de Infraestructura y Finanzas Sub-Nacionales en México, organizada por LatinFinance, se comentó que existen fondos mutualisas y de capital privado -nacionales y extranjeros- interesados en financiar a México.

Puerto Vallarta, Jal. Existen fondos mutualistas y fondos de capital privado nacionales e internacionales interesados en financiar a México a través de proyectos de infraestructura, principalmente de energía básica y sustentable, coincidieron en comentar diversos participantes en la 7ª Cumbre de Infraestructura y Finanzas Sub-Nacionales en México, organizada por LatinFinance.



Consideraron que la reforma energética, así como el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, que contempla una inversión de 7.75 billones de pesos, de los cuales 63% será inversión pública y 37% privada, ofrecen oportunidades de negocio de alto grado para los municipios, los estados y para el país en general.


Enfatizaron que la electricidad procedente de las fuentes renovables se proyecta con gran crecimiento en México, bajo las iniciativas de políticas públicas y la reforma del sector eléctrico.


La generación de energía eléctrica, a partir de fuentes renovables, es la que se verá beneficiada de forma inmediata, previo permiso de la Secretaría de Energía en los términos de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica para autoconsumo.


Demandas


Los participantes coiniciden en que el Mexican Moment continúa y que está tomando mayor relevancia, sin embargo, los inversionistas solicitan modificar los factores que les quitan el sueño a la hora de colocar sus recursos.


Para Federico Hernández, socio de la Práctica de Finanzas Corporativas de KPMG en México, explica que hay tres procesos que desaniman la inversión en proyectos greenfield/brownfield de infraestructura en México.


Explicó que en el proceso de licitación (o concurso), los limitantes se detectan en: la liberación de derecho de vía, los proyectos ejecutivos incompletos o inadecuados, poco tiempo para presentar la propuesta, y los cambios constantes a las bases de licitación.


En el proceso de construcción, agregó, además de los riesgos propios de esta etapa, les causa intranquilidad a los inversionistas: la inseguridad, la problemática social y, sobre todo, el incumplimiento de compromisos de la contraparte, en cuanto a la formalidad de los tiempos.


Respecto al proceso de operación, señaló que además de los riesgos propios de esta etapa, la mayor preocupación de los inversionistas es la resolución expedita de controversias.


“Lo que se tendría que mejorar son los tiempos para la gestación de los proyectos”, mencionó Alejandro Landa, socio de Holland & Knight (corporativo de abogados), durante su participación en el panel “Energía Renovable: Oportunidades para los Estados y Municipios”.


Para Donají Martínez, representante de Acciona Energía en México, “hay un gran potencial en el desarrollo de producción de energía renovable en México, sin embargo, se ha detenido por los tiempos. Hacen falta los mecanismos que le den soporte a la reforma energética”.


Daniela Brandazza, directora 
senior de S&P, considera que “se requiere de una visión financiera de largo plazo que vaya más allá de los ciclos políticos... si uno escudriña el Programa Nacional de Infraestructura (PNI), se requiere que el financiamiento se diversifique para que también llegue al mercado de capitales, y para ello es necesario transparentar los recursos estatales y municipales, para saber claramente con qué recursos económicos financieros cuenta cada entidad”.


Planes


En entrevista, Arturo Monroy, director general de Banca de Inversión y Finanzas Estructuradas del Grupo Financiero Banorte, comentó que están trabajando en dos proyectos para apalancar la industria energética y de infraestructura, a través de fondos de 
capital privado que sumarán por lo menos 500 millones de dólares cada uno de ellos.


“Queremos aprovechar la reforma energética, tanto en las leyes primarias como en las secundarias que salieron hace algunas semanas, para realizar inversiones en empresas y en proyectos que tengan que ver con el sector de la energía”.


Dijo que el cierre del fondo (proceso en el que se limita quiénes van a ser los participantes) aún no se tiene fecha identificada, porque seguimos platicando con inversionistas interesados en el mundo (Canadá, Estados Unidos, Oriente Medio, Europa y Asia), y hasta que no tengamos definido por completo quiénes serán, no tendremos fecha determinada.


El próximo año deberíamos tener un horizonte donde se podrían estar haciendo las primeras inversiones. “Se requieren al menos 743 proyectos de infraestructura, contemplados en el PNI, pero el dinero es insuficiente”, concluyó Arturo Monroy.

Escribir comentario

Comentarios: 0