Pavimento´ ecoamigable

¿Paneles solares sobre los que se puede conducir, aparcar y caminar, y que además derriten la nieve que se acumula sobre ellos, recortando en 75% las emisiones de gases de efecto invernadero?


Para el matrimonio compuesto por el ingeniero eléctrico Scott Brusaw y su esposa, la consejera psicológica Julie Brusaw, ambos de Sagle, Idaho, Estados Unidos (EU), la pregunta clave no consiste en saber si estos paneles son posibles, ya que los han desarrollado y probado con éxito, sino ¿cuál sería el coste para el medioambiente si no se aplica un sistema de este tipo?


Scott y Julie son los cofundadores del proyecto Solar Roadways (calzadas solares) consistente en pavimentar las carreteras y otras superficies de su país sobre las que circulan vehículos y personas, con paneles fotovoltaicos, que transforman la luz de sol en electricidad y calor aprovechables, convirtiéndolas en una nueva fuente de energía sostenible a gran escala.


Hace unos años, cuando la frase “calentamiento global” comenzó a ganar popularidad, los impulsores de Solar Roadways comenzaron a dar vueltas a la idea de sustituir el asfalto y las superficies de hormigón por paneles solares sobre los cuales pudieran conducirse vehículos.


“Al pensar en lo resistente que deberían ser esos paneles, nos vino a la mente la ´caja negra´ de los aviones: aunque no sabíamos de qué material estaba hecha, debía ser capaz de proteger los más delicados componentes electrónicos de su interior de los peores accidentes aéreos”, recuerdan los emprendedores de Idaho.


Después, los Brusaw pensaron: “supongamos que fabricamos una carretera con este material, alojando dentro células que recojan la luz solar y generen la suficiente energía como para pagar el costo del panel y también capaces de alimentar unas líneas de diodos luminosos (LED) dispuestas en los laterales del camino para iluminarlo desde abajo, haciendo más segura la conducción nocturna...” .


¿Y si a ello le añadimos un elemento de calentamiento de la superficie del pavimento, similar al alambre de descongelación de la ventana trasera de los coches, para evitar que se acumulen nieve y hielo en las regiones más frías?, se preguntaron a continuación los Brusaw.


Así se originó el proyecto Solar Roadways: “Roadways es un sistema de pavimento modular formado por paneles solares que pueden soportar los camiones más pesados y pueden instalarse en carreteras, estacionamientos, calzadas, aceras, carriles bici, parques infantiles, y literalmente en cualquier superficie expuesta al sol”.


Según estos expertos “un pavimentado solar podría autofinanciarse a través de la generación de electricidad, que podría alimentar los hogares y las empresas conectados, por ejemplo, a las calzadas y estacionamientos. Instalándose a escala nacional podría producir más energía renovable y limpia que la que el país utiliza actualmente en su conjunto”.





Los Brusaw calculan que la calzada solar podría producir más de tres veces la electricidad que se utiliza en EU, y que este sistema tiene la capacidad de recortar los gases de efecto invernadero hasta en 75%.


Añaden que este sistema tendría muchas otras características provechosas para el medioambiente, la economía y la seguridad vial, como sus elementos de calefacción destinados a mantener la carretera libre de nieve y hielo, la iluminación LED aplicada a las líneas de tráfico y la señalización, y un “corredor cableado” destinado a almacenar y tratar el agua de lluvia y también a alojar los cables de alimentación eléctrica y de trasmisión de datos.


Según Scott y Julie, asimismo este sistema “permitiría a los vehículos eléctricos recargarse con la energía eléctrica generada a partir de la luz solar”



El proyecto ya ha recibido dos fases de la financiación de la Administración Federal de Carreteras de EU para sus investigación y desarrollo.


Escribir comentario

Comentarios: 0