Fabricantes buscan mantener prestigio de marca “Hecho en Taiwán”

La marca “Hecho en Taiwán” ha logrado en los últimos años un prestigio internacional que los empresarios de ese país buscan cuidar, y sobre todo evitar confusiones con los productos chinos, que compiten con la estrategia de castigar los precios.

 

En ese sentido, empresas taiwanesas como “Sakura”, que produce calentadores de agua solares y de gas, así como cocinas y una amplia gama de accesorios para las mismas, exporta al mundo sólo lo hecho en Taiwán, mientras mantiene su producción de China sólo dentro de ese país.

 

Danif Wang gerente de Negocios Internacionales de la compañía taiwanesa, reconoció que, a pesar de contar con cuatro plantas de producción, tres mil empleados, seis mil distribuidores y presencia en 300 ciudades de China, esos productos son sólo para ese mercado.


En el gigante asiático, resulta prácticamente imposible competir con artículos importados (como los que ellos producen en Taiwán), porque de inmediato son copiados o plagiados por empresas locales, que gozan del respaldo del gobierno y castigan los precios hasta lo inverosímil.

 

De ahí que, en el caso de Sakura (cuyas oficinas centrales y tres fábricas se encuentran en Taichung) han mantenido su producción taiwanesa sólo dentro de Taiwán y para sus operaciones de exportación al resto de Asia, Europa y América, incluyendo México.

 

Con orígenes japoneses (el nombre en ese idioma lo evidencia), la empresa ha mantenido estándares de calidad y modelos de producción similares a los de Japón, lo cual les permite mantener la garantía de por vida para todos sus productos en Taiwán.

 

Para otros mercados, ofrecen garantía total de tres años que, para la clase de productos que ellos fabrican, es un estándar alto, pues la mayoría ofrece un año de garantía.

 

El directivo explicó a Notimex que a pesar de ya contar con presencia en el mercado mexicano, su empresa está buscando ampliar sus operaciones, debido a la creciente clase media, que cada vez demanda más productos dirigidos a los sectores medios y altos, que ellos fabrican.

 

Y aunque no pueden ofrecer el mismo esquema de garantía que tienen en Taiwán, debido a que los costos serían insostenibles, aseguró que para las empresas de su tipo, la garantía de por vida que mantienen en su país es única.

 

Para ello, tienen un “Call Center” que trabaja todos los días del año con un plantel total de 50 personas (en su mayoría mujeres “porque son más pacientes”) y 200 técnicos, para atender todas las necesidades de los clientes.

 

Con el transcurso de los años, la capacidad adquisitiva de los taiwaneses ha ido en ascenso, por lo cual, para adaptarse al mercado, su empresa se ha asociado con compañías europeas, pues los compradores locales demandan marcas importadas.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0