Reciclaje: Seis pasos para fabricar tu propia cocina solar

 

El sol es una fuente de energía que deberíamos aprovechar más, sobre todo los tucumanos que de sol tenemos y bastante. Es inagotable y poderosa. 

 

Fabricar una cocina solar es posible y cocer los alimentos en ella también. La idea no es solo usar recursos naturales que no dañen el medio ambiente, sino rescatar otros valores como la autoconstrucción, la creatividad, la reutilización y el reciclaje. 

 

Hay muchos modelos y, en general, los elementos que se necesitan son súper económicos. 

 

Esta vez te vamos a mostrar un paso a paso de una cocina de concentración (diferente a un horno solar) que se armó a partir de una antena parabólica en desuso. Se aprovechó su forma cóncava, ideal para concentrar los rayos solares hacia un punto determinado y así hacer más eficiente la energía.


La prueba

Después de construirla se hizo la prueba de fuego: en una pava se cocinó un completo guiso de verduras. ¡En 20 minutos estuvo listo! Puede tardar menos, según la intensidad del sol. Para ser un sol de invierno el tiempo fue el ideal. 

 

¿Qué se necesita? “Lo bueno es que además de ser posible, conseguir los elementos no es difícil”, explicó Ariel Sáez, estudiante de Medicina que, a su vez, dicta talleres sobre fabricación de cocinas solares. Además de la antena se necesita: alambre, una pinza, un pedazo de madera, un serrucho y vinilos metalizados autoadhesivos. Nada más. 

 

Hay que tener en cuenta que las cocinas que concentran la radiación solar levantan temperatura muy rápido y sirven para freír. Mientras haya sol directo pueden funcionar perfectamente cualquier día del año. 

 

Calientan mucho, así que hay que tener algunas precauciones como por ejemplo agarrar las ollas con guantes. “Para optimizar la concentración de calor dentro de un recipiente hay que optar por ollas que tengan una buena tapa (sin son esas de presión, mejor) o si es en una pava, entonces, hay que tapar el orificio de salida”, explicó Ariel. Listo, manos a la obra. 

 

PASO A PASO

1

 

Estabilidad

Lo primero es colocar un soporte de madera para que la antena quede estable en el suelo. 

 

2

 

Vinilo

Recortar cuadrados iguales de vinilo metalizado o espejado. Se consigue en librerías grandes o en locales que venden adhesivos para plotear. 

 

3

 

Uno junto al otro

Pegarlos uno al lado del otro sin dejar espacios sin cubrir. Es importante que la superficie quede lisa para la correcta reflexión de los rayos solares. 

 

4

 

Para que no se queme

Para armar la superficie en la que se va a apoyar la olla o la pava, hay que atar con un alambre un pedazo de madera. Colocar un borde metalizado sobre el lado que recibe la reflexión solar. Así se va a evitar que la madera se queme. 

 

5

 

Hacia el sol

Una vez que está lista, hay que dirigir la antena hacia la luz solar de modo que los rayos se concentren en el medio y reflejen hacia la madera en la que se apoya la pava. 

 

6

 

Lo más hermético posible

Tener en cuenta que para optimizar la cocción es importante que el recipiente sea lo más hermético posible. En el caso de una pava hay que tapar la salida del pico.

Escribir comentario

Comentarios: 0