Energía solar: ¿realmente es más económica?

 

Una reducción constante en el precio de los paneles y diferentes avances tecnológicos apuntan a un futuro brillante para la energía solar, pero los precios actuales todavía son altos en comparación con sus alternativas, en especial medida para quienes viven en la ciudad.

 

Durante los últimos años los discos de estado sólido, mucho más veloces que los discos duros corrientes, han bajado de precio dramáticamente; hoy en día es posible conseguir un SSD de 250 Gigabytes en 100 dólares, mientras que en 2010 su precio era de 750 dólares.

 

Pero esta reducción poco impresiona cuando se compara con la caída del precio de los paneles solares. Según un reporte del banco de inversión Sanford Bernstein, en 2008 era necesario invertir 230 dólares en paneles solares para generar 1 MMBTU, la unidad estándar de medida de combustibles líquidos, mientras que hoy es posible generar esa misma energía por poco más de 10 dólares.

El auto solar perfecto

 

Un auto eléctrico llamado eVe, que usa energía solar para moverse a 100 kilómetros por hora en un recorrido continuo de 500 kilómetros, tiene, desde esta semana, el Récord Mundial Guiness del vehículo impulsado por energía solar más veloz en esa distancia.

 

Diseñado por un grupo de estudiantes de la Universidad de New South Wales, eVe demuestra que es posible construir autos eléctricos que se muevan a altas velocidades en recorridos prolongados. Es un reto particularmente ambicioso, pues la resistencia del aire, que aumenta con la velocidad, impacta fuertemente la independencia de estos vehículos.

 

Por supuesto: todo en el automóvil ya está diseñado para que funcione en los máximos niveles de eficiencia, esto es, desde los motores diseñados por la Agencia Nacional de Ciencia de Australia, Csiro, hasta su cuerpo de fibra de carbón.

 

Pero uno de los puntos clave del vehículo es su arreglo de paneles solares, capaces de generar 800 vatios de potencia en un día soleado.

 

El equipo de desarrolladores del auto, que pretende fabricar una versión comercial capaz de competir con vehículos a gasolina y eléctricos, tendrá que asegurarse de que el modelo a la venta tenga también un precio de carácter competitivo.

 

Por fortuna, el precio de los materiales para construir el ‘auto solar perfecto’ está bajando dramáticamente.

 

Cuatro mil pesos

 

por vatio solar

 

¿Cuánto cuesta generar un vatio con un panel solar? El costo por vatio actual es de 70 centavos de dólar. Es decir: un panel solar de 150 vatios cuesta alrededor de 103 dólares. En 1977, el precio era 100 veces mayor: 76 dólares por vatio, y para 1990 todavía era de poco menos que 10 dólares.

 

A partir de 2009 los precios han disminuido de una manera drástica, pero, infortunadamente, este costo tan solo aplica para cuando se adquiere grandes cantidades de paneles.

 

En Colombia, cuando se trata de comprar una cantidad inferior a 10 paneles solares, el costo por vatio actual es de poco menos de cuatro mil pesos, con paneles de 200 vatios vendiéndose por alrededor de 750 mil pesos.

 

Un análisis hecho en 2012 por BP Energy Survey revela que menos del 0.2 por ciento del consumo energético del mundo es suplido con energía solar y, a pesar de la caída en precios de los paneles y la amenaza constante de que la tecnología de las baterías recargables reduzca su costo de forma notable, es posible que pase aún una década antes de que ese porcentaje aumente.

 

Todavía es

 

más costoso

 

El problema con la energía solar radica en que, en la mayoría de los casos, resulta más costosa que sus alternativas cuando se toman en cuenta los gastos de montar un sistema completo.

 

En Colombia, una instalación para una casa que consume aproximadamente 120 KWh al mes puede costar alrededor de siete millones de pesos, agregando al costo de los paneles el valor de baterías, inversores y cableado, pero no los costos de instalación y mantenimiento.

 

Si una persona lleva a cabo esta instalación por sí misma y gracias a esto deja de pagar una factura mensual de 70 mil pesos por electricidad, tardaría ocho años en que su inversión en energía solar retorne.

 

Pero los dueños de fincas en las afueras de las ciudades, y muchas empresas pequeñas y medianas, cuya inversión mensual en electricidad se hace mucho más elevada, han empezado a encontrar en la energía solar una posibilidad de reducir costos.

 

Haciendo una inversión de 40 millones de pesos en paneles, baterías e inversores para cubrir la mayoría de sus requerimientos eléctricos, una finca o empresa que pague una factura por tres millones de pesos mensuales y pase a pagar apenas un millón mensual, vería el retorno de su inversión en un año y medio.

 

Es por eso que la reducción en el costo de paneles solares y baterías seguirá impactando fuertemente la toma de decisiones por parte de los interesados en instalar sus propios sistemas de energía renovable.

 

SU CELULAR PODRÍA ALMACENAR VARIOS TERABYTES

 

Una nueva tecnología que permite almacenar casi 100 veces más datos en un disco duro de tamaño pequeño haría posible guardar muchas más fotos y videos en los teléfonos celulares. 

 

Actualmente un Smartphone puede almacenar un promedio de 30 Gigabytes; suficiente para almacenar miles de fotografías y cientos de videos en alta definición. Pero con el paso de los meses, la memoria del teléfono se agota; eliminar fotografías y videos, o transferirlos a un computador, se hace necesario para seguir usándolo. 

 

La tecnología se llama RRAM y, además de permitir almacenar más memoria en el mismo espacio, los discos desarrollados con ella podrán acceder a los datos mucho más rápido que los discos actuales. ¿El único problema? Las unidades fabricadas con esta técnica hasta el momento consumen demasiada energía, y son muy costosas. 

 

Por fortuna, un grupo de investigadores de Rice University ha conseguido reducir los costos asociados a la memoria, tanto en su fabricación como en la energía que demandan del dispositivo que los usa. La clave estuvo en hacer que las unidades de RRAM no consuman energía de manera constante, sino que funcionen como los discos duros o las memorias flash actuales: la información que se guarda en ellos queda almacenada de forma permanente, sin importar si el disco se desconecta e incluso si se almacena durante meses en una bodega. 

 

La tecnología tiene todavía que avanzar hacia el mercado abierto, para que fabricantes de teléfonos empiecen a considerarla como una opción, pero sus características le dan varias ventajas sobre otras tecnologías de siguiente generación en el área de almacenamiento de datos. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0