La falta de mantenimiento inutiliza las placas solares de las canchas deportivas

 

Más de la mitad de las instalaciones no calientan el agua con los paneles por estar rotos - Las planchas se pusieron con el 'Plan Zapatero' y costaron 800.000 euros

 

El Ayuntamiento de la capital grancanaria invirtió en el mandato anterior unos 800.000 euros, con fondos del plan Zapatero, en la instalación de placas solares en cerca de veinte canchas y polideportivos municipales para calentar el agua de los vestuarios, pero en más de la mitad de los complejos los sistemas térmicos no funcionan desde hace años por la falta de mantenimiento.


El concejal de Deportes, Carlos Ester, atribuyó la falta de funcionamiento a los ataques de los gamberros, pero fuentes del Instituto Municipal de Deportes (IMD) aseguran que ha sido la falta de mantenimiento la que ha provocado el colapso de los paneles térmicos.

 

 

De las 18 canchas y polideportivos que tienen instalaciones térmicas, trece están rotas o no funcionan. Entre los pocos que aún funcionan están los 200 paneles solares del complejo deportivo de Las Rehoyas, cuyos gestores privados se han encargado de mantenerlas en buen funcionamiento, porque les supone un gran ahorro de energía en el calentamiento del agua para los vestuarios.

 

 

La ciudad también se podría beneficiar de ese ahorro energético si las placas que se colocaron en su día desempeñaran la función para la que fueron diseñadas. No en vano, según los cálculos de los técnicos, el ahorro anual de electricidad que se lograría supera los 86.000 euros anuales. Los complejos con las placas rotas o en muy mal estado, según las fuentes del IMD, son el López Socas, los campos de fútbol de El Batán, Costa Ayala, La Mayordomía 1 y 2, Las Coloradas, Jinámar, Tamaraceite, Pedro Hidalgo, Pepe Cónçalvez, el pabellón San Román y la piscina de La Isleta. Las que se colocaron en los campos de La Ballena fueron retiradas hace tiempo.

 

 

"Lamentablemente", explica el concejal de Deportes a través de un comunicado, "los paneles térmicos, que tienen como finalidad calentar el agua que se utiliza en las instalaciones deportivas municipales con el objetivo de conseguir un ahorro energético, son con frecuencia objeto de actos vandálicos". Carlos Ester aseguró que el IMD tiene "contratado el mantenimiento de esas instalaciones, mediante concesión administrativa, a la Unión Temporal de Empresas (UTE) que integran LEM y Pérez Moreno. Cuando se detectan paneles dañados, la mayoría de las veces por el impacto de piedras, es esa empresa la que se encarga de su reparación, como le corresponde por contrato".

 

 

Sin embargo, fuentes del IMD cuestionan las afirmaciones del edil de Deportes y aseguran que "nadie se encarga del mantenimiento de las placas solares, entre otras cosas, porque no tienen personal especializado en ello". Señalan que la UTE a la que se refiere el edil Ester carece de personal cualificado para chequear dichas instalaciones. "El vandalismo tampoco es excusa para su falta de funcionamiento. Si le tiran una piedra a un cristal u otro elemento de las instalaciones lo arreglan. ¿Por qué las placas no?", se preguntan. Las fuentes indican que "las placas solares se han ido estropeando progresivamente. Las han dejado morir, porque no se ha encargado a nadie que revise las instalaciones para detectar las fugas de agua. Muchos paneles están inservibles y los acumuladores también porque no hay personal cualificado para conservarlos. El pliego obliga a la UTE a mantener y reparar las placas solares y no lo hace, algo que es gravísimo". Destacan, como ejemplo, que un acumulador "se rompió cuatro meses después de su instalación. Tenía una pérdida de agua considerable y no se arregló porque la empresa que lo instaló estaba en Lanzarote, pese a que se supone que estaba todavía en periodo de garantía".

Escribir comentario

Comentarios: 0