Producen luz y ahorran 90% en pago a CFE

Un hogar promedio en Tamaulipas emite casi dos toneladas de gases con efecto de invernadero al medio ambiente, cada año, solamente por el consumo de electricidad, la cual además se paga a precios 10 por ciento más caros que en Texas.

 

Pero dejar de pagar, no emitir estos gases con efecto de invernadero, producir su propia electricidad durante el día y guardar el excedente en las líneas de la Comisión Federal de Electricidad, para utilizarla en la noche, no parece una opción viable, pero lo es.

 

Ocho páneles solares instalados en la azotea de una casa, pueden producir suficiente energía para alimentar un refrigerador de 20 pies cúbicos, el uso promedio de una pantalla de plasma de 42 pulgadas, un DVD o videojuego, lavadora, secadora, plancha, ocho horas diarias de un minisplit de tonelada y media, 15 focos ahorradores seis horas diarias cada uno, y 20 minutos de microhorno.

 

Y esta electricidad proveniente de los ocho paneles solares se produce de sol a sol, incluso los días de frío, y la producción sólo baja, relativamente, en los días nublados y lluviosos, explica Pedro Martínez.

 

“Produces tu propia energía eléctrica con la luz solar y aparte de que estás ahorrando del 70 al 90 por ciento en tu recibo de electricidad, contribuyes a un mejor medio ambiente”, dice Martínez.

 

Cuando en marzo comiencen a llegar los recibos de electricidad, que serán hasta un 10 por ciento superiores a los del verano anterior, generar energía limpia en una inversión que se amortiza en un promedio de cinco años, parecerá una opción viable.

 

Martínez explica que precisamente debido a la estructura de la tarifa de la Comisión Federal de Electricidad, la cual cobra en forma escalonada los consumos, es lo que permite el mayor ahorro.

 

Al comenzar a generar el consumo la factura de la luz baja de inmediato y hay casos de residencias que tras pagar cuotas bimestrales de más de cinco mil pesos, tras instalar los paneles terminan con recibos de menos de 100 pesos.

Las tarifas de la CFE para el verano para el 2013, cobrarán a 0.687 pesos cada uno de los kilowatts de los primeros 150 kilowatts consumidos en un mes, estos 150 kilowatts suman 103 pesos cinco centavos.

 

Si se consumen 300 kilowatts se pagarían 223 pesos, lo que significa que cada kilowatt cuesta ya casi 75 centavos; pero si se consumen otros 150 más, es decir, 450 kilowatts, se pagan 388 pesos mensuales (766 al bimestre) y, finalmente si se consumen otros 150, para llegar a un consumo de 600 kilowatts mensuales que es el promedio en Victoria, se pagarán 800 pesos por mes, mil 600 pesos en un bimestre.

 

Producir energía solar le permite a un usuario quitar con solamente dos paneles, la mitad de ese consumo, pero el recibo de electricidad iría de mil 600 pesos a 446 pesos bimestrales.

 

Cada panel solar se cotiza en mil dólares ya instalado y con el trámite del contrato de interconexión para fuentes renovables de energía eléctrica otorgados por la Comisión Reguladora de Energía, mediante la CFE. Como otras empresas similares, existen sistemas rurales con base en baterías para almacenar la electricidad y los sistemas urbanos, se interconectan con la red de la Comisión Federal de Electricidad.

 

Estos sistemas de paneles fotovoltaicos, explica Martínez, durante el día captan los rayos solares y los convierte corriente directa, posteriormente se transforma a corriente alterna en un dispositivo llamado inversor; éste sincroniza el voltaje y la frecuencia con la red de CFE, para ser entregada en la residencia de una forma transparente y estable. El sistema urbano de noche se utiliza en la CFE como almacén temporal de energía. La CFE es quien la regresará por las noches o cuando no haya luz solar, ahorrándonos así el instalar un banco de baterías, que normalmente es costoso y contaminante.

 

En las fotoceldas los rayos solares son convertidos a corriente directa, que es transformada posteriormente a corriente alterna.

 

“En un dispositivo llamado inversor; éste sincroniza el voltaje y la frecuencia con la red de CFE”, afirma Pedro Martínez.

 

La cantidad de paneles solares de un metro por 1.7 metros que generan 250 watts, dice Martínez, va en función de cuánta energía se gaste en una casa y cuánto espacio disponible tenga para instalarlos en una zona soleada, orientados al sur. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0